El ‘facility manager' pisa fuerte.

 

El facility management surge como un elemento racionalizador de este proceso en los entornos en los que el outsourcing está maduro.

Publicado por FAMASE el 24/03/2014 (ESP)


Si algo tienen claro las empresas es que, sea cual sea su sector, deben buscar constantemente fórmulas para abaratar costes si no quieren perder competitividad. El límite de esta espiral lo marca el hecho de que no influya en la calidad del producto. La externalización de servicios o procesos que no tengan que ver con el core business lleva años aplicándose en las compañías.



El facility management surge como un elemento racionalizador de este proceso en los entornos en los que el outsourcing está maduro. ¿Por qué no delegar todos los servicios complementarios que necesita una oficina o fábrica (desde limpieza hasta seguridad o catering) en un solo proveedor y bajo la supervisión de un solo gestor? Hacerlo puede conllevar ahorros de hasta el 40%, tal y como aseguran algunos operadores. “Lo óptimo es tener solo una factura que agrupe todos los servicios. Nosotros hemos trabajado con clientes que tenían hasta 700”, dice Jaime Pire, miembro del consejo directivo de la sección española de IFMA (International Facility Management Association).



Hay compañías especializadas en prestar de forma conjunta este tipo de servicios. Y consultoras que ayudan a poner en marcha el proceso. El facility manager, ya sea externo o esté integrado en la propia empresa, es un perfil común en el mundo anglosajón, en auge en España y al que las universidades ya empiezan a dedicar estudios de posgrado. Gestionan el segundo centro de costes de las compañías, después de las nóminas: los servicios que permiten que los empleados puedan trabajar.



Seguir leyendo en la p ublicacion original CINCO DIAS


 

>> Ver todas las noticias