Prestadores de seguridad: empresas y servicios.

 

La seguridad privada representará en torno a 200.000 millones de euros en el año 2016.

Publicado por FAMASE el 13/01/2015 (ESP)




Conclusiones del Evento del pasado 9/12/2014



La actividad de las empresas de seguridad privada fue abordada por Eduardo Cobas, secretario general de la Asociación Profesional de Compañías Privadas de Servicios de Seguridad (APROSER), en la mesa moderada por José Manuel López, presidente de la Federación Española de Seguridad (FES), y Francisco Poley, presidente de la Asociación de Directivos de Seguridad Integral (ADSI). Aludiendo a datos destacados por el ministro del Interior, Cobas dibujó un escenario global en el que “la seguridad privada representará en torno a 200.000 millones de euros en el año 2016”. “Es decir, hablamos de un sector que, a nivel mundial, equivale, aproximadamente, a una quinta parte de la economía española”, apuntó.



Afirmó que un buen reglamento “puede potenciar” la evolución de las empresas, pero “también obstaculizarla e incluso imposibilitarla” si no está bien definido. “Un marco regulador adecuado”, continuó, “implica dar lugar a nuevas actividades, atacar de forma decidida todas las actuaciones de competencia desleal y lograr el deseado equilibrio entre el necesario control administrativo y la viabilidad de las empresas”.



En cuanto a las sugerencias elaboradas por el Grupo de Trabajo de Empresas, detalladas en el documento Propuestas consensuadas para el desarrollo reglamentario de la Ley 5/2014 de Seguridad Privada, Cobas destacó tres. “En primer lugar, la necesidad absoluta de respetar las reglas de juego por parte de todos y, muy especialmente, por las administraciones públicas. A continuación, que el imprescindible control administrativo no genere trabas burocráticas absurdas. Y por último, que a las empresas se les permita llevar a cabo todo aquello para lo que están capacitadas, por supuesto, desde la primacía del interés público. En definitiva, que el principio de libertad empresarial se desarrolle con la máxima eficacia posible”, concretó.



Al referirse a los objetivos, Cobas los hizo extensibles a los detectives. “Entiendo que los comparten, puesto que también exigen que se desarrolle su potencialidad y poder acceder a nuevos servicios, así como un control de la autoridad pública que evite el intrusismo y un reglamento lo más limitado posible en lo referente a las cargas burocráticas”.



Sobre el texto de la ley, valoró positivamente, entre otros artículos, el relativo al certificado exigible para la prestación de servicios en los sectores estratégicos. Un requisito que “debe lograr el efectivo aseguramiento del cumplimiento de la normativa administrativa, laboral, de Seguridad Social y tributaria de las empresas.



Esto ha de materializarse con plazos y contenidos adecuados y un procedimiento que sirva para todos los agentes del sector”. Igualmente, mostró su satisfacción por la redacción del artículo 6 (Actividades compatibles), pero instó a definir el concepto de “carácter complementario o accesorio” de las funciones de seguridad privada para evitar que una mala interpretación “suponga una manera de enmascarar actividades intrusivas”.



Eduardo Cobas finalizó su intervención recalcando que la tarea del regulador es muy difícil, ya que “es complicado conjugar el interés de dos partes y porque no siempre todos tenemos la misma posición respecto a un tema concreto. Por eso existen distintas organizaciones empresariales”. “Pero sí coincidimos en lo básico: la necesidad de contar con un reglamento exigente, ágil, que nos ofrezca los máximos espacios de libertad posibles, que combata de forma decidida a quien no es digno de compartir esta aventura profesional y que permita desplegar toda nuestra potencialidad”, concluyó.../...



Seguir leyendo en la publicacion original SEGURITECNIA


 

>> Ver todas las noticias