Cuándo contratar y cuándo externalizar.

 

Un descenso de la demanda, una necesidad menos continuada de las actividades y, sobre todo, el ahorro son los motivos principales que justifican la tendencia a la externalización de servicios.

Publicado por FAMASE el 31/08/2015 (ESP)




Cada vez son más las empresas que deciden externalizar servicios o departamentos propios en pro de empresas especializadas.



No se puede negar que la reduccion de costes  es un aspecto importante para las empresas, y no solo como un aspecto directo, porque este ahorro se traduce también en menos inversión para formacion, elimina problemas de organización de la plantilla y, por supuesto, está sujeto a la posibilidad de cambiar un servicio por otro en el caso de que las condiciones sean mejores en otra empresa externa.



Ahora bien, externalizar no es siempre sinónimo de más ventajas. Un equipo bien formado y que conozca el funcionamiento de la empresa desde dentro puede convertirse en la base para que todo el negocio funcione de forma adecuada, atendiendo mejor las necesidades de la propia empresa y, en definitiva, mejorando la calidad del servicio para los clientes finales.



¿Externalizar o no externalizar?



La idea de externalizar un servicio de la empresa puede parecer atractivA, y más cuando se encuentra una empresa externa que, en principio, realiza una labor similar a la propia, reduciendo los costes de forma significativa. Antes de tomar esta importante decisión, sería recomendable valorar los pros y contras para saber cuándo externalizar y cuándo contratar personal.



Cuándo externalizar



Contratar a una empresa (autónomo, pyme o gran empresa) para que realice una parte concreta del trabajo de tu empresa, eso es la externalización.



Existen varios motivos para externalizar uno o varios servicios de la empresa, pero, a continuación, analizaremos algunos de los motivos más importantes por los que merece la pena pensar en la externalización.



Elección de empresas que ofrecen una mejor relación calidad/precio



Empresas que se dedican a la selección de personal y a los recursos humanos, empresas que fabrican un determinado componente para el producto final de la empresa, empresas de transporte, gestorías… en definitiva, empresas que dan servicio a otras empresas  hay muchas, muchísimas.



Y teniendo en cuenta esta oferta de servicios empresariales, es muy sencillo elegir a aquello que mejor se adapta a las necesidades de nuestro negocio en cuanto a forma de trabajo, medios y recursos e incluso en relación a los horarios.



Reducción de costes de personal



Contratar personal de una empresa significa pagar todos los meses. Hay varios pagos asociados con los contratos de trabajo a los que los empresarios tienen que hacer frente de forma periódica mientras exista una relación laboral. Además, existen también ciertos derechos para los trabajadores cuando la relación de trabajo se termina, en forma de indemnizaciones.



En la externalización, es la empresa externa la que afronta estos costes, y aquella que contrata los servicios simplemente se encargará del pago de los servicios.



Gestión más eficiente



Una gestión externa de una parte de la empresa reduce la preocupación por los ámbitos de los que se ocupa esta. Haciendo que, a partir de ella, se puedan gestionar de una forma estructurada y más eficiente todos los departamentos que tienen un trabajo directo con esta.



Cuando la selección de la empresa externa se ha hecho bien, se contará con un departamento de atencion al cliente y de calidad para gestionar y solucionar cualquier inconveniente o problema en poco tiempo y de la forma más sencilla para ambas empresas.



Relación puntual



No siempre la externalización se produce con intención de tener una relación a largo plazo con un volumen de trabajo continuado, en ocasiones, se trata de necesidades muy puntuales. En este caso, contratar a una empresa externa puede ser mucho más económico que elegir, formar y contratar a un trabajador interno.



Concentración en otros aspectos de la empresa



La externalización puede reducir el nivel de atención para la gestión del departamento, por lo tanto, los esfuerzos de la empresa se pueden centrar en una optimización de departamentos que sí requieren de mayor atención.

 



Cuándo no externalizar



A pesar de la “moda” por externalizar, no siempre contratar a una empresa para que se haga cargo de un departamento de nuestro negocio es lo más adecuado.



Del mismo modo que existen motivos que justifican la externalización de servicios, se pueden encontrar otros que apuntan a la contratación como la mejor opción.



 



Seguir leyendo en la  publivación original │ INFOCIF


 

>> Ver todas las noticias