El rol del facility manager, clave dentro de las oficinas modernas.

 

Facility Management ( Argentina)

Publicado por FAMASE el 26/05/2016 (ESP)




La multifacética y desconocida posición de facility manager (FM) adquirió visibilidad en el mercado ejecutivo hace una década de la mano de las torres corporativas y la globalización. Se la encuentra en las estructuras de compañías medianas y grandes a partir de los 1000 empleados, con 3 o más predios conformados por torres de oficinas y/o plantas industriales. Suele depender del área de Supply Chain. "En compañías más chicas, puede ser que este rol se le asigne a la posición de Gerente de Mantenimiento", precisa Brenda Barán, Socia de Glue Consulting.



Un FM es responsable de asegurar el correcto funcionamiento de todo lo que hace al predio laboral, ya sea un edificio de oficinas o una planta productiva. Es como un "gran administrador" que se encarga de gestionar el día a día alrededor del ámbito de trabajo, tanto a nivel hard -asegurar el correcto mantenimiento y funcionamiento de todos los aires acondicionados- como a nivel soft, o sea garantizar la limpieza de todas las oficinas o que al ingresar un nuevo empleado cuente con lo que le corresponde según su rol (escritorio, computadora, teléfono, auto, lugar en el estacionamiento, etc.), explica Barán.



El FM gestiona la labor de distintas prestadoras de servicios: el mantenimiento integral y la limpieza de los inmuebles asignados, así como el control de plagas y la desinfección, las mudanzas, el correo interno, el manejo de los residuos, los sistemas de detección de incendios, los ascensores, la telefonía, los autos, etc.



"Es un gerente que tiene mucho peso, ya que administra un 25% del presupuesto de gastos en una organización", revela Claudio Blum, Director del área de Facility y Property Management de Cushman & Wakefield (C&W), una suerte de broker mayorista, que distribuye managers en los edificios corporativos que lo contratan



En Argentina, C&W tienen 30 clientes activos -que pagan un arancel mensual- y 180 empleados repartidos en los diversos edificios y plantas.



La complejidad del trabajo en las instalaciones del cliente está muy vinculada al presupuesto. "No es lo mismo gerenciar un presupuesto de mucho volumen y pocos proveedores que si la situación es inversa. La cantidad de personas que se destinan depende de la prestación, del alcance y de la cantidad de contratos que hay que administrar. Hay tareas que el cliente reserva para el área de Proveedores y no quiere tercerizar. En función de eso, decidimos cuánta gente necesitamos asignar, pero el promedio del mercado en Argentina es un FM cada 2500 metros caudrados ", explica Blum.




El mercado del FM está hoy fuertemente impactado por la globalización. "Las compañías internacionales hacen contratos globales con los que presionan desde sus bases para obtener por menor precio un contrato de servicios que abarque muchos países", explica Maria Cristóbal, Presidente de la Sociedad Latinoamericana de Facility Manage ment (SLFM).




"Esto es bueno ya que nos permite a las empresas trabajar de manera transversal con un lineamiento central, pero es malo porque que en algunos casos, se observa que las compañías prestadoras que se contratan no tiene la cantidad de personal idóneo que garantice la calidad del servicio, hecho que se repite en muchos países de la región", sostiene.



Administrar profesionalmente los activos de una empresa implica que "los edificios se mantengan en óptimas condiciones, que las propiedades se valoricen, que se mejoren los servicios, y sobre todo, que se genere una eficiencia cuyo resultado sea el ahorro en los costos de operación", agrega Blum.



"Una infraestructura eficiente podría producir importantes incrementos en productividad (operación, funcionalidad y motivación entre otras) y generar mejoras, ahorros y eficiencia energética, además de colaborar con acciones que contribuyen a la sustentabilidad", completa.



"Trabajar de FM es muy diferente a estar sentado frente al tablero en un estudio o ir a la obra a supervisor a los peones", comenta el arquitecto Alejandro Prieto, a cargo del área de Procurement y FM en Assist Card. El se ocupa de los 600 metros cuadrados del edificio de la calle Suipacha y de los 1200 metros cuadrados que la firma tiene en la calle Arias, en pleno barrio de Saavedra, detrás del DOT. Ahora, está sumando 600 metros más de "responsabilidades" surgidos de la apertura de la oficina en Perú.



Seguir leyendo en la publicación original La Nacion


 

>> Ver todas las noticias